Srta. Mono y Sr. Chango

Monito Cilindrero es un blog que empezó como un espacio para que una pareja de diseñadores comentara sobre aquello que les interesaba; diseño, lugares que visitar, comida, comida y comida. Simplemente nos gustaba probar lugares y comer, subimos un poco de peso y al final los triglicéridos nos separaron; pero monito debía de continuar. Así que el concepto de Monito Cilindrero cambiará un poco y estaremos siendo más sinceros contigo.

Este será un espacio donde aún como una pareja creadores de este blog y el hijo”monito” escribiremos acerca de los lugares que visitamos cada vez que nos vemos por reuniones de trabajo, tomando en cuenta la experiencia que cada miembro tuvo en el lugar y como se sintió en el mismo.

Monito Cilindrero continúa.

Pixza

Pixza: Liverpool 162B, Col. Juárez. (Entre Florencia y Amberes).

Srita. Mono

Monito Cilindrero trabaja para una revista, esta revista requiere de un trabajo en equipo. Quedamos en vernos sobre insurgentes a un costado del Metrobus La Piedad para visitar a una de las integrantes de la revista de cine y derecho Cine Qua Non.

Llegué puntualmente en taxi, bajando justo enfrente del edificio indicado. Señor chango me ve llegar y me dice que me veo muy bonita; la verdad no dijo eso, pero si dijo algo positivo. Entramos al edificio y después de la entrevista a nuestra nueva integrante nos invitamos a comer.

Habíamos acordado señor chango y yo en que a pesar de la separación, en cada junta de trabajo que tuviéramos iríamos a comer a algún lugar nuevo y en esta ocasión señor chango quería aprovechar y festejar el ingreso a su nuevo empleo después de ser egresado.

La cartelera para Antman en Cinemex del WTC tenía la función hasta la seis y era muy temprano para comprar los boletos. Con hambre los dos decidimos cambiar el plan. Durante la plática señor chango dijo, “se me antoja de todo menos hamburguesas” y yo le dije que en mi twitter había puesto que aquella persona que quisiera ir a Johnny Rockets y si quería mi compañía yo invitaba. Por lo tanto, señor chango dijo que se le había safado la pulga y que fuéramos a comer hamburguesas. Fuimos pero estaba hasta la mother. A los dos ya nos crujía la tripa y acabamos con la tercera opción por zona rosa en “Pixza”. Llegamos y sólo quedaban dos asientos en un sillón; un poco incómodo comer así una pizza de Jamaica con un blusa blanca. Miedo a mancharme y de hecho si me manché, pero vaya que valía la pena mancharme. La pizza era de maíz azul y yo la acompañé con una agua de jamaica, igual que señor chango. Fresca y fría. Observamos la gente que iba, era diversa, pero la mayoría godinez.

Señor chango me decía que juntáramos las cinco para dar una gratis a una persona en carencia, pero se me quito el hambre. Pasó de esas veces en que comes tan rápido cuando tienes hambre que te llenas con una sola rebanada. Señor chango y yo pedimos una más acá llamada Tats que era de flor de Jamaica con epazote y hoja santa, además señor chango pidió la más allá llamada Nuñez que era de chicharrón prensado en chile guajillo; a mi no me gustó la última, pero él la pidió y el se la comió y eso es lo que importa…comer.

Al finalizar mientras pagaba el festejo, señor chango desahogaba sus penas en el W.C. para ir por un helado obscuro que nos haría compañía durante el camino de regreso. No recuerdo que pidió señor chango, pero seguro, el les dirá; el recuerda todo. Yo pedí un Dirty Wonka que es de licor de chocolate blanco, licor de plátano, dulces nerd´s y vodka. Yummy in my tummy. Recomiendo ambos lugares.

Sr. Chango

Iba a una junta de trabajo con la promesa de al terminar ir al cine, soy de esos que no sienten que han ido al cine si no compran su cubeta grande de palomitas, así que almorcé ligero pensando solo en que mi panza no hiciera ruidos durante la junta pero dejando el suficiente espacio para un combo de palomitas, refresco y posiblemente unos nachos con extra queso.

Al término de la junta, la srta. Mono y yo emprendimos viaje hacia el cine del WTC, tras una larga observación y deliberación sobre la cartelera llegamos a la conclusión de que no nos interesaba nada así que aplicamos el plan B “Buscar algo de banana”. Fijamos rumbo hacia el Johnny Rockets por una hamburguesa con malteada de chocobanana pero al llegar la fila era tan inmensa y tan pocas nuestras ganas de esperar que decidimos dejar la chocobanana para otro día y buscar otro sitio.

Nuestro próximo destino se fijó en pizzas de masa azul (si, esa masa de maíz azul con la que se hacen las quesadillas y los tlacoyos). Para el momento en el que el plan B 2.0 se estaba ejecutando el hambre ya era descomunal al igual que el tráfico de Insurgentes sur. Atorados ahí, reinaba esa atmosfera silenciosa que se produce cuando uno solo puede pensar en apretarse las tripas para que no suelten un rugido monumental.

Por fin llegamos a Pixza, un pequeño local en la calle Liverpool. Corrimos con la suerte de encontrar los últimos asientos disponibles, realmente no entran muchas personas en el pero la buena comida no se juzga por el tamaño del local así que entramos y nos sentamos. En el acto, nos atendió un joven que nos mostró la carta y nos explicó el concepto, que básicamente y sin mayor rollo va así: son pizzas cuya masa es de maíz azul e ingredientes basados en la comida mexicana, hay pizzas “más acá” y “más allá” cuya diferencia radica en que unas son completamente a base de ingredientes vegetales o las otras a base de carnes. Además de traen toda una filosofía social, en la que si compras 5 rebanas regalan una sexta a alguien que la necesite.

Con el motivante de ayudar al prójimo tenía como meta echarme esas 5 rebanas así que empecé con 2 una de chicharrón prensado y otra de flor de jamaica y las acompañe con una agua de jamaica, ¡oh vaya! Que delicia, son la combinación perfecta del sope y la pizza, mis comidas favoritas unidas en una sola. Debe ser un genio el que las creo ¿exagero? Tal vez, no lo sabrán hasta que las prueben. Lamentablemente, había dejado pasar tanto mi hora de comida que solo pude comer 2 rebanas y mi propósito de ayudar comiendo pizza tendrá que esperar a un día con más estómago.

Para terminar mi día y solo para no perder esa bonita tradición del postre, aproveché la cercanía del Helado oscuro para pasar un buen helado a base de licor, la verdad es que no se con exactitud de que era porque son muchos ingredientes pero si pasan por ahí y piden un “Alice in Wonderbra” no se arrepentirán.

Un mercado de Coyoacán

Coyoacán y un local a la vuelta de la esquina

Con pareja o sin pareja, Coyoacán es uno de los lugares más visitados cuando alguien quiere pasear, turistear, tomar un café, comer un churro relleno, un elote con crema y queso, dulces típicos, helados, chamoyadas y un sin fin de cosas más. Monito Cilindrero hoy les introducirá como buenos amantes del DF uno de los mercados de Coyoacán. No te confundas con otro que se encuentra por la misma zona, este está ubicado a la vuelta de la esquina y sólo tiene comida. Gorditas, quesadillas sin aceite, quesadillas infladitas, pozole, tacos dorados, tostadas de pata, jugos y aguas, tacos de… (lo que quiera el mexicano), elotes, esquites, tamales, atole, hot cakes con algún personaje y más. Así que si estas de fiesta o aburrido, algo se te puede antojar y tu tarde puede mejorar.

Afuera del mercado hay un puesto que sólo se pone los fines de semana , viernes con un horario de 9 pm, hasta que no vea a nadie cerca y los sábados de 10 pm a 4 am. Sí, es un puesto nocturno y de puros dulces tradicionales y sobre todo de dulces con chamoy, miguelito y si quieres Tajín. Hay gomitas, hay manzanas enchiladas, manzanas acarameladas; a Monito Cilindrero le encantan las manzanas enchiladas preparadas. No se trata de un puesto que te dará un chamoy feo o chilitos no originales. Prepárate porque después de probar alguno de sus dulces con chamoy, harás gestos. Te sirven basto y cobran precio justo. No hay pretextos, algún día los verás y se te antojará.

Cielo Rojo

cielorojo

Julio es un mes, que al menos para nosotros, está lleno de cumpleaños y sus respectivos festejos, en los cuales no ha de faltar el sonido de la música folclórica mexicana, ya sea con el CD (o el casete de la abuelita) de las clásicas “mañanitas” de Pedro Infante, el glamour de un mariachi en vivo o “las llegadoras” cuando las chelas ya han hecho su efecto.

Una de las clásicas y favoritas es sin duda “Cielo rojo” la cual ha sido interpretada por un sinfín de artistas que van desde José Alfredo Jiménez hasta la Orquesta Sinfónica, pero cuya composición original es obra de Juan Záizar (9 de noviembre de 1933 – 6 de febrero de 1991), célebre compositor mexicano, hijo prodigo de Tamazula de Gordiano, Jalisco y cuyo trabajo (si eres mexicano) seguramente has cantado o conoces aun si no sabías que él era el compositor. Entre sus obras destaca: Cielo Rojo, Cruz de olvido, Canción ranchera, No tiene la culpa el indio, entre otras.

Tortas El Paisa

tortas_paisa

Tortas, tortas, tortas, que si la de una rebanada de jamón (light), que si la de huevo (olorosa), que además llega fría, que la de pierna (mmm mamacita), que la de pastor (para la cruda). Existen muchas tortas en el D.F. cada una con una receta, un amor, una pasión y una historia…sin exagerar; es decir, hasta la torta que te mandaban de lunch tiene estas características. Pero hablemos de estas tortas, estas tortas quita cruda, estos tacos rompe dietas, estos postres amarra pasiones.

Existe un lugar llamado Tortas El Paisa, el cual siempre provoca que zombies con cruda ataquen el lugar; no se crean, va mucha gente y es que los tacos y las tortas de piernas y del pastor uff son buenas. Ubicado en Coruña 298, Viaducto Piedad México,D.F., está una panadería del globo, después un puesto de postres, donde al terminar tus  tacos o torta, unas fresas con crema no te engordarán más; y el puesto que sigue es este lugar, no hay pierde.

Recomendadas por los cientos de personas que llegan a diario, abierto desde las 9 am hasta que los madrugadores se vayan, no aceptan reclamaciones si tu pedido no es especificado. En este lugar hay tacos al pastor, tortas de pierna, pastor, jamón, salchicha, queso blanco, queso Oaxaca, queso amarillo, huevo, paté, cubana y campechana (pierna con pastor). Cada una aumenta su precio si quieres ponerle queso extra o un ingrediente más. Pero no te pongas de malas, si la fila es larga, tendrás tus tortas calientitas de manera rápida y tus tacos de manera instantánea.

Así que si pasas por ahí, no pierdas la oportunidad y prueba las Tortas El Paisa, que aunque existen muchos lugares con ese mismo nombre, Monito Cilindrero te da el punto exacto para que las pruebes.

Marc Chagall

marc chagall

Picasso una vez dijo: “Cuando Matisse muera, Chagall será el único pintor que quede que comprenda que es realmente el color.” Quien haya visto la obra de Chagall podrá constar de la importancia que tiene el color en su trabajo; no es un elemento más, es su esencia misma. Su estilo único, influenciado y a la vez influyendo en tan diversas vanguardias como el expresionismo, el fauvismo, el cubismo, el orfismo e incluso un presurrealismo y una obra polifacética que incluyó pintura, escultura, vitrales, diseño, entre otros, hicieron de Marc Chagall uno de los artistas más importantes del siglo XX.

Monito Cilindrero recuerda a Marc Chagall (7 de julio de 1887 – 28 de marzo de 1985) en el 127° aniversario de su nacimiento.

Frase de la semana – Warhol

wachingtv

El 3 de junio de 1968, Andy Warhol lucha por su vida en un quirófano tras sufrir un atentado en The Factory. La autora, Valerie Solas, que le dispara tras sospechar que este intenta robar su trabajo. Después de recuperarse Warhol escribiría: “The movies make emotions look so strong and real, whereas when things happen to you, it’s like watching television – you don’t feel anything” (Las películas hacen que las emociones luzcan tan fuertes y reales, mientras que cuando las cosas te pasan a ti, es como mirar televisión – no sientes nada). Este fue uno de los eventos que marcarían la vida y obra de Warhol toda su vida.